El mundo de las emociones ya no tiene secretos para la tercera edición del CIIEB

Este sábado ha continuado la tercera edición del Congreso Internacional de Inteligencia Emocional (CIIEB) en una jornada en la que se ha querido destacar la importancia de la educación del bienestar para manejar las emociones. Además, se ha incidido en la gestión de estas en la etapa escolar, por lo que se han impartido conocimientos de manejo emocional, así como técnicas para reconducir la ira en las aulas.

El Congreso Internacional de Inteligencia Emocional (CIIEB), organizado por la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía, ha cerrado este sábado su tercera jornada de conferencias, mesas redondas, simposios y talleres con los que se ha querido destacar, sobre todo, la importancia de la educación del bienestar para manejar las emociones.

La cita ha comenzado con la intervención del profesor de la Universidad de Málaga Pablo Fernández-Berrocal, quien ha intentado transmitir en su conferencia “Bienestar e Inteligencia Emocional” la dificultad que se tiene para conocer las emociones y ser conscientes de cómo nos sentimos, sobre todo cuando no son positivas. Así, ha señalado que “cuando estas no están tan bien vistas socialmente, tendemos a negarlas porque desde pequeños tenemos como un sensor que hace que no las sintamos con plenitud”. En este sentido, Fernández-Berrocal ha insistido en la necesidad de un buen conocimiento de las emociones para aprender cuándo tenemos que reprimirlas o mostrarlas al máximo.

Tras esta sesión, el profesor Pablo Fernández-Berrocal ha participado junto a Carmelo Vázquez, de la Universidad Complutense de Madrid, y Mar Romera, de la Asociación Pedagógica Francesco Tonucci, en la mesa redonda titulada “Educación para el bienestar y la felicidad”. En ella, los tres han querido hacer hincapié en la importancia de aplicar estos conocimientos en el aula. En este sentido, Romera ha señalado que el conocimiento en el aula se puede aplicar “si se lleva a cabo la transformación personal de los docentes”. Esto conlleva a que “se transforme el círculo que hay a su alrededor”; es decir, “si este se transforma, todo se transforma”. Del mismo modo, Romera ha indicado que “hay que mirar desde el respeto y escuchar, permitiendo que la infancia construya sus propias habilidades para la vida y su capacidad de tomar decisiones”.

La mañana ha finalizado con cinco bloques de comunicaciones donde se han recogido trabajos de las áreas de educación, salud, empresas y el ámbito social. La jornada de la tarde ha comenzado con cuatro simposios en el Patio de la Infanta que han versado sobre la violencia de género, la ansiedad escénica, la educación no formal y la afectivo-sexual.

Los talleres han sido los encargados de cerrar la penúltima jornada del congreso, en los que se ha incidido, sobre todo, en la gestión de las emociones en la época escolar. Se han impartido conocimientos de gestión emocional en las aulas, se han proporcionado consejos para “enfadarse adecuadamente” y técnicas para la gestión de la ira en la educación.

La tercera jornada ha finalizado con un evento especial donde los comensales se han reunido en el restaurante Aura para la celebración de la “Emociocena”, la guinda para afrontar el último día de ponencias, talleres y simposios, que se desarrollarán hasta mediodía, cuando se realice el acto de clausura.

Esta actividad está avalada por la Universidad de Zaragoza, que la homologa por 1,5 créditos de libre elección, y por el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón con 25 horas de formación. Toda la información sobre el CIIEB sigue estando disponible en la web (www.congresointeligenciaemocional.com).

Fuente: Aragón Digital

Escriba un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *